Mis pronombres son:

ól/ol

(Neopronombre agénero “ól“ )

Ejemplos de uso en oraciones:

  • Creo que ól es muy queride. ESMX
  • Llamé a mi hermane esta mañana y me dijo que estará ocupade esta tarde. ESMX
  • A mi amiga la quiero, pero a mi novie ol amo mucho. ESMX
  • Oles activistas progresives están presionando para la aceptación de los pronombres neutros. ESMX
  • Se acerca la navidad y no sé qué regalos comprar para olles. ESMX
  • Ol dueñe de esta tienda es una persona amable. ESMX
  • Oles vi anoche pero no me reconocieron. ESMX
  • Es une estudiante muy liste. ESMX
Una forma propuesta para personas agéneros.

Tabla:

Pronombre Pr. de objeto directo Artículo determinado Artículo indeterminado Flexión
Singular ól ol ol une -e
Plural olles oles oles unes -es

Compartir:


¿Por qué importan los pronombres?

Todes tenemos pronombres. Son las palabras que se usan en lugar del nombre para referirnos a alguien a quien ya mencionamos. La mayoría de las personas usa “él” y “ella”, así que asumimos automáticamente cuál usar con base en su apariencia. Pero en realidad no es tan simple…

El género es complicado. Algunas personas no “se ven” como su género. Algunes prefieren ser llamades de manera distinta a lo que une asumiría. Algunas personas no encajan en las casillas “masculino” o “femenino” y prefieren un lenguaje más neutro.

Esta herramienta te permite enlazar a tus pronombres, con ejemplos de uso en oraciones, para que puedas mostrarle a la gente cómo prefieres que te llamen.

¿Por qué importa? Por simple decencia humana. No llamarías “Lucía” a Alicia sólo porque a tí te gusta más ese nombre o porque “tiene más cara de Lucía para tí”. O incluso si ella se llama “Lucía” en su acta de nacimiento pero detesta ese nombre y prefiere usar “Alicia”. Es exactamente lo mismo con los pronombres – si no quieres ser grosere con alguien, dirígete a elle correctamente. La única diferencia es que normalmente conocemos los nombres, pero no los pronombres. Nos presentamos con nuestro nombre, pero no con nuestros pronombres. ¡Hagamos un cambio!

Inicio